Written by 9:17 am Ecuador, Noticias Views: 14

Crisis Eléctrica en Ecuador: El Resultado de Dos Gobiernos Inactivos

 En Ecuador, la crisis energética actual, marcada por apagones recurrentes de entre 2 a 4 horas, no es simplemente un fenómeno circunstancial, sino el trágico desenlace de la inactividad gubernamental en el sector eléctrico durante los mandatos consecutivos de Lenín Moreno y Guillermo Lasso. Este oscuro panorama, que afecta a la industria, al comercio, a la seguridad y a la vida cotidiana de los ecuatorianos, es el resultado palpable de la negligencia política que ha desviado al país de su Plan Nacional de Electrificación.

En la mayoría de los países, la planificación para atender el crecimiento de la demanda energética es esencial. Ecuador no es la excepción, y cuenta con un Plan Nacional de Electrificación que detalla las inversiones necesarias para evitar crisis como la que se vive actualmente desde octubre, sin visos de una pronta solución.

Durante los mandatos de Moreno y Lasso, al menos 8 centrales eléctricas deberían haber estado operativas, según el Plan Nacional. Sin embargo, ambos gobiernos hicieron caso omiso a estas directrices, sumiendo al país en una situación precaria que va más allá de la escasez temporal. El ex ministro de Energía, Fernando Santos Alvite, no dudó en señalar que esta inacción podría ser un paso hacia la privatización del sistema energético, revelando un preocupante desinterés por la inversión pública en infraestructuras esenciales.

El ejemplo más destacado de esta omisión es la construcción de Coca Codo Sinclair, considerada la obra más grande en la historia de Ecuador. La contundencia de los hechos supera cualquier retórica política: obviar la inversión en esta central tendría consecuencias incalculables para el país y sus ciudadanos. La crisis actual no solo está agravada por las condiciones climáticas, como el estiaje, sino que su raíz se encuentra en la falta de previsión y acción de los gobiernos pasados.

La omisión y negligencia en el cumplimiento del Plan Nacional de Electrificación no pueden pasar desapercibidas en la administración pública. La crisis energética actual exige una revisión exhaustiva de las responsabilidades y, en última instancia, la rendición de cuentas. Los ecuatorianos merecen respuestas concretas y acciones inmediatas para superar esta difícil coyuntura que afecta a todos los ámbitos de la sociedad. La crisis eléctrica no es solo un problema técnico; es una consecuencia directa de la falta de liderazgo y compromiso en la gestión de los recursos energéticos del país.

Además, esta situación pone de manifiesto la necesidad urgente de establecer políticas energéticas a largo plazo que trasciendan los vaivenes políticos. La estabilidad y el desarrollo sostenible del sector eléctrico requieren un compromiso continuo con la inversión en infraestructuras clave, la adopción de tecnologías modernas y la promoción de fuentes de energía renovable. La falta de visión y acción en estos aspectos durante los últimos años ha dejado a Ecuador vulnerable no solo a crisis energéticas, sino también a una dependencia peligrosa de fuentes no sostenibles.

En este contexto, la ciudadanía debe exigir transparencia y responsabilidad a sus líderes, así como participar activamente en la formulación y seguimiento de políticas que garanticen un suministro eléctrico confiable y sostenible. La crisis actual debe ser un llamado de atención para que el gobierno actual y futuros líderes se comprometan con una gestión energética integral que salvaguarde el bienestar de la población y el desarrollo del país a largo plazo. La electricidad es un pilar fundamental de la sociedad moderna, y su deficiencia no solo afecta la economía, sino que también compromete la calidad de vida de cada ecuatoriano.

Informa Ecuador

(Visited 14 times, 1 visits today)

Last modified: diciembre 29, 2023

Close